Por qué y otras cuestiones

¿Por qué apostatar?

Hay tantas razones como apóstatas, aunque quizá la más importante es sentir un total desapego hacia la fe católica y hacia la Iglesia. Muchas personas sienten que no es suficiente con no practicar la fe católica, y quieren dar un paso más para demostrar su rechazo a la Iglesia. Ese paso se llama apostasía y se debe dar como consecuencia lógica tras un proceso de desapego hacia dicha institución. ¿Razones? Hay muchas y cada apóstata tendrá las suyas, aunque aquí hay algunos ejemplos:

– No ser creyente: a muchos nos bautizaron al nacer sin nuestro consentimiento y ya de adultos no sentimos atadura alguna a la religión o a la iglesia.

– Creer en dios de manera libre sin sentir ataduras hacia la institución de la Iglesia.

– Ideología ultraconservadora de la Iglesia: su posición extremista respecto a temas como el aborto, la homosexualidad, los métodos anticonceptivos, la abstinencia u otros preceptos implica que la ciudadanía se sienta cada vez más alejada de esta institución retrógrada. También es sexista y patriarcal, y tiene una ideología política cercana a la extrema derecha que demuestra en actos como la conmemoración del golpe de Estado franquista cada 18 de julio.

– Privilegios de la Iglesia: no estar de acuerdo con los privilegios jurídicos y fiscales que el Estado confiere a la Iglesia también es motivo para muchos para desligarse de dicha institución. La opaca financiación de la Iglesia por parte del Estado sigue siendo un misterio, aunque tenemos pistas como esta partida inexplicable que aparece en el BOE (pag. 166) por la cual se le asigna más de 13 millones de euros al mes. Además, la Iglesia está exenta de pagar el IBI de sus inmuebles, se ha apropiado de más de 4.000 bienes públicos (como la Mezquita de Córdoba) gracias a las inmatriculaciones, cuenta con el privilegio de tener una casilla propia en la declaración de la renta y recibe millones de euros por los conciertos con centros educativos religiosos, por nombrar unos cuantos privilegios.

– Los escándalos públicos que sacuden a la Iglesia: los abusos sexuales a niños por parte de curas ya son de sobra conocidos y constituyen el ejemplo más sangrante, pero no es el único. En el seno de la Iglesia Católica ha habido casos de corrupción, de espionaje, de malversación de fondos, de robo de bebés por parte de monjas, de maltratos físicos a niños y un larguísimo etcétera. Están todos a un golpe de ratón.

¿Puedo apostatar si he recibido otros sacramentos como comunión, confirmación o matrimonio religioso?

Por supuesto, cualquiera puede abandonar la fe católica sin importar la cantidad de sacramentos que haya recibido.

¿Cuáles son las consecuencias de la apostasía?

En la partida bautismal ponen una nota que hace constar que dejas de pertenecer a la Iglesia al rechazar la fe católica. Hay otras consecuencias lógicas de las que te informan al apostatar como no poder casarse por la Iglesia, no poder ser padrino de bautismo o confirmación, la exclusión de los sacramentos y de las exequias y no poder pertenecer a asociaciones públicas de fieles. Por lo demás, seguirás siendo la misma persona, ni mejor ni peor, aunque quizá más coherente con tus creencias.

¿Apostatar es equivalente a ser ateo?

No. También hay creyentes que apostatan porque, a pesar de creer en dios, no siguen los preceptos del catolicismo moderno. Es como el que anula su afiliación a un partido político que le defrauda: no por ello la persona deja de lado su ideología.

¿Apostatar significa atacar a la Iglesia?

En absoluto. Apostatar es un derecho que todo ciudadano bautizado puede ejercer y solo afecta a su condición de católico o no católico. Respecto a la Iglesia, el efecto es solo estadístico, ya que pierden un adepto, aunque si hubiera algún atisbo de autocrítica en dicha institución quizá también les serviría para plantearse por qué la gente desea dejar de pertenecer a sus filas.

¿Apostatar significa autodiscriminarse?

En absoluto. Primero, porque los datos de encuestas públicas como el CIS demuestran que la proporción de católicos practicantes (23%) es muy inferior a la de ateos, agnósticos y católicos no practicantes (77%). Incluso algunas fuentes citan un exiguo 17% de católicos practicantes. Por tanto, está claro que la sociedad española es cada vez menos religiosa y esa tendencia aumenta con el tiempo. Y segundo y más importante, porque la pertenencia a la Iglesia católica hoy día no repercute en ningún aspecto de nuestra vida laboral, económica o social.

¿Puedo apostatar siendo menor de edad?

En principio hay que ser mayor de edad para apostatar. Sin embargo, puedes hacerlo con el consentimiento legal de tus padres, ya que muy probablemente fueron ellos los que te bautizaron de pequeño. Habla con ellos e intenta que te acompañen para hacer los trámites. Tanto si pueden acompañarte como si no, pídeles que redacten un documento en el que indiquen que consienten formalmente que realices la apostasía, con sus nombres y DNIs y con tus datos, y adjunta ese documento al resto de los papeles. De esta forma no podrán negarse a tramitar tu solicitud.

¿Se puede apostatar por Internet?

Por desgracia, no. Hay países como Finlandia que facilitan tramitar la apostasía por Internet, pero aunque apostatar en España es posible y es fácil tal y como explicamos, aún estamos a años luz de que la Iglesia de este país decida facilitar la apostasía online.

¿Qué repercusiones legales conlleva tu apostasía para la Iglesia?

Como puedes ver en la gran mayoría de experiencias que nos han enviado otros apóstatas, la Iglesia te envía una declaración de abandono y escribe una nota marginal en tu partida de bautismo para indicar que has apostatado, con lo que el acto de renuncia en sí es posible. Sin embargo, desgraciadamente la apostasía en España no tiene consecuencias legales para la Iglesia hoy por hoy, debido a que en 2008, tras un litigio que mantuvo con la Agencia Española de Protección de Datos, el Tribunal Constitucional dictó sentencia en favor de la Iglesia Católica, que se escudó en que los libros de bautismo no tienen carácter de ficheros y por ello no están sujetos a la Ley de Protección de Datos. ¿Significa esto que no es posible apostatar? Ni mucho menos. Como ya hemos explicado, la gran mayoría de diócesis españolas acceden a poner una nota marginal en tu partida de bautismo y a enviarte una declaración formal por correo. Que sepamos, únicamente en Valencia y Castellón se niegan a hacer ambas cosas. Pero en términos legales, las consecuencias legales de apostatar no van más allá.

¿Tienes más dudas? Envía un correo a apostatar@hotmail.com o deja un comentario aquí mismo.

89 pensamientos en “Por qué y otras cuestiones

  1. Un certificado de apostasía con DNI validado ante notario. Tengo la carta. Me gustaría enseñarosla pero no se como compartirla

    • No es necesario que la envíes Amparo. La fotocopia del DNI la puedes compulsar en una comisaría de forma gratuita, aunque también puedes buscar la notaría más cercana y hacerlo allí en un momento, te cobrarán menos de 5€.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s